Como todos los escritores, tengo muchísimos poemas y textos que he descartado.

No van a formar parte de libros pero dentro de los descartados están los que murieron en el cubo de la basura o papelera de reciclaje y los que aún pueden tener una nueva vida o quizá, servir a alguien.

Los voy a ir compartiendo por aquí. No me siento muy orgullosa de ellos, pero sí de que me sobrevivan al destierro y de lo que me enseñan de mí y de los momentos vividos. Esto también, soy.

—————————————————————–

Sin título XX

Yo no tengo en la letra calas que mostrarte

tampoco tengo tierras más allá de mi cuerpo abierto

vivo

no tengo la seguridad de que el abismo no vaya a encogerse

y señalarnos para cortarnos la cabeza,

ya conoces la sal con la que aliento mis cicatrices,

los pequeños pecados con los que bordo las ausencias.

No vislumbro el bosque desde mi ventana

ni tengo alfombras en el suelo de esta casa que nunca será mía,

tengo con orgullo un millón de pájaros naranjas y azules

que me recuerdan que mi mente es un ave

que avistar anocheciendo.

A estas alturas del relato no sé cortar las rosas

cuando están pronunciando su declive

bailo con los libros,

como con los libros,

hago el amor con los libros.

Y mientras la vida pasa,

yo soy solamente las páginas que he escrito

a ellas las he amado más que a ti

las he respetado más que a nadie

y ellas

como elefantes en estampida

han taladrado mi piel dejándome moratones

y olor a manada.

Si no te nombro despacio

y te construyo una balada con la música

que oigo cuando escribo cualquier poema

no existes.

Si no escribo,

nada existe.

Esta es mi realidad.

Soy como un monje a cielo abierto

en busca del mejor incunable,

solo quiero que me acunen las palabras,

méteme con ellas en la cesta

que me contagien

solo quiero ser palabra

y que mi carne sea tuya en este instante

pero a mí déjame con los que ladran y ladran

con los ojos inyectados de resistencia

vacíos de anhelos del asfalto

y repletos de abstracciones

en un eterno viaje

hacia un centro inexistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *