Mi casa es una hoguera

y que nos parta un rayo

si miento por mucho que

todos los trapos sucios por los cajones

bailando con el fuego.

¿Podrías derribarla como hace Forrest Gump con la de Jenny?

Te digo como antes gritó Leopoldo como un niño,

Te digo: “Ven

He construido una diadema,

sal al jardín y verás como la noche nos envuelve”

Nos hemos mudado y a cuestas hemos arrastrado los puñales

¿Sabes qué va a pasar?

Intuyo que nos volveremos otra vez unos críos

con el pañal sucio, sollozando una nueva vida.

Alguien que limpie.

Alguien que nos limpie.

¿Sabes qué va a pasarnos?

Nada, porque seguimos colocando las piezas de la misma forma

pegando sin ton ni son los trozos rotos

Estáis comiendo carne humana

Yo soy la hija. Quisiera ser un pájaro.

Quisiera morir.

No está escrito.

No está escrito y por eso no voy a liberarme.

Gira en el tiempo y rescátala a ella

para que yo no nazca

para que yo no hable

para que yo no pida

Vengo a ser la oveja negra con ataxia enzoótica.

Salvadla a ella. El cordero no importa.

Vengo a ser el recuerdo de la mancha

Vengo a ser mi canción de las pesadillas

Me atormenta la idea de que podríamos haber sido otra cosa

Me despierto con ganas de salir corriendo

de no estar

Como un impulso zombie

En realidad sé que ninguno de nosotros es real.

Eso ya pasó, me dices

Eso me pasa, mírame y

dime que cada día fue un accidente

que eso no me sanará.

Casiopea, yo no voy a romper tu espejo

que también es el mío

solo quiero otro reflejo

por las niñas del futuro

¡Ven!

He construido una diadema.

Y te necesito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *